¿De verdad los mayores odian a los Millenials?

Si has nacido antes de 1980 ya no eres un Millenial. Sesudos intelectuales han determinado que esa fecha determina el límite entre los nativos digitales y los que hemos aprendido de la tecnología sobre la marcha. Ríos de tinta han dicho que los Millenials son independientes, autónomos, caprichosos, poco leales, que “pasan de todo” y que toda su vida la pasan mirando el mundo a través de una pantalla. No saben lo que quieren y van de flor en flor, pensando que la juventud es eterna.

También si llegaste al mundo entre los 60 y los 80 tienes tu etiqueta. No te preocupes por ello. La tuya se llama “Generación X” y es aquella donde estaban los JASP (Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados). ¿Qué ocurre ahora? Que los X ya no son JASP. Como mucho, serán MASP, con M de Maduritos. Dicen que los X somos más conservadores, seguimos queriendo un puesto para la toda la vida, nos pirramos por los chalés adosados y no nos importa pasar nuestra vida pagando una hipoteca y un coche por encima de nuestras posibilidades. Por volvernos locos por las cosas materiales, somos fieles a las empresas que nos dan un trabajo desde el principio de nuestra vida laboral, marcada por miles de horas de trabajo a la semana, huidas los puentes y fines de semana y vacaciones en Gandía.

Esto de poner etiquetas no es cosa de ahora ni mucho menos. Generaciones y generaciones de adultos maduros han reprochado a los más jóvenes su falta de interés por el futuro y sus ganas de aprovechar el presente. La cuestión es que, ahora, parece que la experiencia no vale nada y la madurez es una losa que te cae encima a los 40. Por eso, muchos mayores odian a los Millenials.

A mi modo de ver, ambas fases de la vida de cualquier persona tienen su encanto y su cara oscura. Cuando eres más joven te cuesta ver la foto grande y las decisiones se toman de forma más intuitiva. Al madurar, la experiencia permite anticipar consecuencias y las decisiones pueden ser más razonadas. Es un proceso natural y lógico por el que han pasado miles y miles de millones de seres humanos.

¿De verdad los mayores odian a los Millenials? No lo creo en absoluto. Pero sí creo que odian los discursos en los que, para resaltar las bondades de los jóvenes, se denigran las características de los mayores. Como si fueran cara y cruz. Blanco y Negro. Bueno y Malo. Dos aspectos irreconciliables.

Como a ti, no me gustan nada las etiquetas que me colocan los demás debido a mi género, edad o procedencia. Creo que, por muchas etiquetas que me lleguen a poner, no son capaces de definirme como persona, con todos mis matices que nada tienen que ver con que soy mujer, tengo 40 años y nací en un pueblo remoto en Asturias. Mi potencial lo dicta mis ganas de aprender, lo claras que tenga mis metas, lo fuerte que sea mi determinación a pesar de las piedras en el camino y mi motivación para lograr lo que quiero.

Creo que tú te sientes como yo y también las etiquetas te tienen bastante hasta las narices. Y creo que, entre otras cosas, por eso estás leyendo este post que no tiene grandes pretensiones más allá de hacerte ver que estamos en el mismo barco y que tu edad me importa, realmente, un pimiento.

Hemos creado HIWOOK para hacer verdad la realidad en la que los Millenials, Generación X, Y y cualquier otra que esté llegando puedan trabajar juntos en perfecta armonía. Porque realmente tu edad no tiene importancia en lo que puedes aportar en tu carrera profesional. Tu talento no depende del año en que naciste. En absoluto. Un rotundo no.

Si tienes ganas, te invito a que sigas navegando por nuestra web y a que mantengas el vínculo con nosotros. Queremos seguirte la pista en tu carrera profesional. Seguro que consigues lo que te propones. 🙂

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.