Con Talento #2 Eduard Quintana y Constanza García

Eduard es un hombre apasionado sin ninguna duda. Él es el Capitán Pasión y así se describe en su libro con el mismo nombre.

Pasión pero dotada de toda el control y la determinación para hacer sus sueños realidad. Desde muy joven creó Traycco y llevó la empresa hasta la cima de su sector. En España, es una de las dos empresas más potentes en su industria. Sin ninguna duda.

Ha sido la pasión la que le ha dirigido en su camino, pero también la determinación y tener la mente clara. Eduard se trata de un “rara avis” a la que la pasión le da fuerzas, pero no le ciega en absoluto.

En este programa, Eduard nos habla de cómo se enfrenta a los miedos cada día. Dice que su vida está llena de ANSIEDO, una mezcla de ansiedad y miedo. Pero que, pese a nunca librarse de él, tampoco ha dejado que le derrote.

Eduard nos ha traído como ejemplo de talento a Constanza, llena de vitalidad. Se trata de una persona reflexiva, humilde y llena de ganas de aprender.

Sin duda, un gran programa lleno de talento el que protagonizó Eduard.

Podéis disfrutar de este programa en versión podcast, o leerlo. Te compartimos ambas opciones para que lo puedas disfrutar como prefieras 🙂

 

Con Talento: Es el programa donde hablaremos de personas y organizaciones con talento, de RRHH y de empleo es presentado por María Gutierréz en MasQUEUNAradio.com.

-Hola ¿Qué tal estás? Soy María Gutiérrez, te doy la bienvenida a post sobre el programa de “Con Talento”, que se emitió en la emisora masQUEUNAradio el martes a las 12:30

-M: Y siempre hablamos de talento, de personas con talentode organizaciones con talento y hoy tengo aquí invitado a Eduard Quintana. La verdad es que, tiene mucho talento que podrás comprobar a lo largo de esta post. También tenemos una sorpresa,(como siempre) que aún no vamos a revelar. Será más adelante.

Pero, antes, tengo que mojarme y decir ¿por qué he invitado a Eduard?

Bueno, primero saludo a nuestro invitado, Eduard hola, ¿qué tal estás?

-E: Hola ¿qué tal? Buenos días María.

M: Aquí es un programa en el que nos mojamos, venimos a contar qué es nuestra idea de talento. Hablar de este tema que muchas veces es muy escurridizo, que nos parece como que cada persona tiene su enfoque y tiene su concepto.

Voy a contar qué talento, qué veo en Eduard y luego vamos a hablar de ello.

Bueno, un poco de antecedentes:

Eduard es un empresario, (pero de pata negra) de los que empezó súper jovencillo y ya tuvo ahí esa visión, tuvo todo el arrojo para lanzar su empresa adelante. Ahora está con otro proyecto nuevo manteniendo lo anterior.

Pero, sobre todo es una persona que destaca por ser un terremoto absolutopor ser capitán pasión, y ¡de verdad que es un capitán! Es un emprendedor nato, muy pasional que le hace estar en todos lados, le hace ser un gran aglutinador de personas a su alrededor. Es una persona muy extrovertida, y a la vez fijaros que hay pocas veces que se une esto.

Aunque ya os digo, que puede que conozcáis a más personas, pero no a muchas así, con una capacidad de visión y una dedicación al trabajo increíble. O sea, el no se rinde, tira pa’ lante, muy claro, muy constante, muy a lo que haya que falta hacer.

Y así es yo veo a Eduard, así es como veo sus talentos. Un talento de aglutinar a personas, y a la vez con una capacidad tremenda de sacar adelante el trabajo del día a día, sea lo chungo que sea, o sea, haga falta hacer lo que haga falta.

Así que ahora le toca a Eduard contarnos:

¿Qué es para Eduard el talento?, ¿cómo lo ve?

ED: ¡Jo María! Qué palabras más chulas, muchísimas gracias por una definición tan bonita.

Para mí el talento… claro, es como tu has dicho muy bien, cada uno lo mide con diversas formas, hay diversas varas de medir para el talento. Para mí, el talento es la capacidad que tiene una persona de emprender, de hacer cosas nuevas y sobre todo de ilusionarse.

Una persona talentosa, es aquella persona que continuamente quiere crear cosas distintas, nuevas y sobre todo enamorándose de lo que hace.

No concibo una persona con talento, que pueda “Bueno, voy a intentar hacer esto porque creo que puede ser muy beneficioso económicamente o puede ser…” No. Si realmente no te lo vas a pasar bien, si no te vas a enganchar, si no se te abren los ojos como platos cuando te viene esa idea… creo que no eres una persona con talento como yo lo entiendo.

Pues tienes un montón más, pero si yo tuviera que definirlo, lo defino así y lo valoro mucho en la gente que conozco, basándome en ese criterio: la capacidad de enamorarse de proyectos distintos a lo largo de una vida.

-M: Como refleja esa idea de talento, todo lo que es Eduard, esa pasión que derrocha sobre lo que hace y que la muestras en su libro también, en “Capitán Pasión”

En este libro Eduard cuenta su vida, trayectoria y sobre todo, refleja en cada página todo ese entusiasmo y esa pasión. Pero, ahora vamos a hablar de la sorpresa, la sorpresa, que no es una cosa, es una persona que está invitada a nuestro programa y que Eduard presentará.

-EQ: Esa sorpresa, esa persona, es alguien que yo conocí un día y fuimos a cenar para que me contara a ver que hacía.

Y no paró de contarme cosas distintas, totalmente mágicas y en cada una poniéndole unas ganas y una ilusión, pero además de palos muy diferentes. De alguien que venía de un mundo financiero al cual yo siempre tengo encorsetado como algo mucho más, estanco.

Una persona que es capaz de generarte la ilusión de todo lo que ella está haciendo, de cosas tan dispares que yo no sabría hacerlo. Así que, para mí es un honor y un placer presentaros a Constanza García, que es talento puro en el cuerpo de una mujer.

-CG: Muchas gracias Eduard, yo creo que más pasíon no le ha podido poner (risas) a la presentación. Gracias María por este ratito y sin duda me sumo, como no, a vuestras definiciones de talento.

Sobre todo si me lo ejemplificas María en alguien como Eduard, que es que, efectivamente no puede tener más talento que el de conseguir que la gente haga cosas y juntar gente dispar y conseguir que de ahí salgan cosas bonitas.

Como por ejemplo esta, que no nos conocíamos y tengo la oportunidad de estar aquí. Así que, dispuesta a compartir también con vosotros mi visión de talento o lo que consideréis que pueda aportar desde el punto de vista de crear más expectativas sobre esta área que me parece súper interesante a nivel individual y a nivel de equipo. Talentos individuales y talentos de equipo.

-M: Si os parece vamos a empezar con una de las cuestiones, que puede que se estén preguntando nuestros lectores, qué es:

¿Realmente como puedo encontrar esa pasión, ese entusiasmo, en lo que hago a mi día a día?

Porque puede que a lo mejor fuera del trabajo me apasione y me entusiasme un área, desde montar barcos en una botella o tejer o ir en moto ¿vale? pero ¿cómo traslado eso al trabajo?, ¿quiere decir que no soy talentoso? y solo porque no sea capaz de entusiasmarme con el trabajo, o sea ¿qué pasa ahí?

-EQ: Yo creo, que lo que pasa es… La frase: no te conformes. Porque tu tienes un trabajo que es donde estás ahora, pero no sabes si es el trabajo que te gustaría hacer. No te conformes porque estés ahí bien, porque te de una seguridad.

Entiendo que has de salir de una zona de confort y es muy complicado. Segurísimo, y eso lo doy por hecho.

Pero, sí te gusta la moto, sí bueh, si cuando acabas el trabajo te encanta estar con una moto, intenta empujar tu vida hacia las motos y olvídate tanto de si es algo económicamente con un gran futuro, con gran proyección, con gran estabilidad. Vive el día el día porque ese mañana a lo mejor María, no estás.

Entonces, para mí la manera es: “tengo que buscarlo”, hay gente que lo encuentra a los tres meses y hay gente que está quince años. Pero cuando lo encuentras, es como el amor. Nadie tiene que decir “ahora he encontrado mi talento”. No, como nadie te tiene que decir “me he enamorado” lo verás, porque ¡jo, te lo estás pasando súper chulo! Así lo veo yo.

-M: Y ¿cómo rompes esos miedos brutales?  después de a lo mejor llevar puesto a tu vida treinta o cuarenta o cincuenta años escuchando: aferrate a algo seguro, dedica solo tu tiempo fuera del trabajo a lo que te apasiona pero conformate con lo que hay, ¿cómo rompes todas esas barreras?, ¿cómo podrías animar a una persona?

A lo mejor es muy fuerte decirle que rompa con todo… ¿Como le animarías a entusiasmarse con lo que está haciendo ahora mismo?

-EQ: Sal afuera, yo te diría sal afuera y te haría una analogía con: ¿recuerdas antes las personas que decían “oye, yo es que no quiero salir del pueblo porque todo lo tengo controlado” y cuando empezaban a viajar acababan en Australia porque no podían parar.

¡Qué chulo! Pues fuera igual de tu zona de confort. Entiendo perfectamente esos miedos y te van a acompañar muchas veces, muchísimas. Yo estoy llenos de miedo ¡llenito!, van conmigo siempre, pero intento ganarles.

Así que, entiendo esos miedos, pero hay que salir fuera. Imagínate que estás en una habitación y hay una puerta, abre la puerta porque fuera no hay otro piso, hay un mundo entero y te pasarán cosas buenas, cosas malas. Económicamente unas veces te irá mejor y otras peor pero cuando te acuestes dirás: ¡Jó macho, que bien me lo he pasado!

-M: Dinos tres trucos para ganar a los miedos.

¿Qué haces en tu día a día para ganar a esos miedos que me acabas de mencionar que tienes?

-EQ: Si alguien sabe cómo ganarlo lo primero es que lo escucharía y que me los cuente. (risas) Porque lo que hago es una lucha diaria.

El primero sería: vale, cuando tengo miedo digo “venga, vamos a imaginar que ese miedo ocurre y estas situaciones catastróficas ha pasado y ¿ahora qué?, ¿he muerto?¿he perdido algo? No, pues sigo para adelante.

O sea, intento ponerme en el peor de los casos porque la mente en ocasiones cuando te dibuja un miedo, no dibuja un pozo, se ve es un pozo sin fondo, no hay final y todos los problemas tienen un final.

Vamos a imaginarlo. Ese es el primero diría yo. El segundo es visualizar si el problema que iba a pasar ayer no pasó y el de anteayer tampoco, ni el otro ¿quién me dice a mi que va a pasar hoy? Entonces, intento ratificar esos miedos que yo ya he ido superando.

El tercero y para mí el más importante, sería: la incógnita de no saber si vas a ganarle. No saber si vas a ganarle ya es en sí un reto, entonces, “a ver si le gano hoy” porque si no, no es un problema, es un miedo, entonces voy a por el.

-M: Oye, de verdad ha parecido que estaba preparado, pero no, es que ha sido sobre la marcha. Tres exactamente, y tres tips súper valiosos para combatir las preocupaciones y convertirlas en acción.

Que creo que es un poco la clave de lo que estás diciendo. Me cuestiono si mis preocupaciones realmente son funcionales y sirven para algo y las convierto en acción, y mientras estoy entretenido haciendo algo, además me demuestro que aquello no tenía tanta importancia. No sé si puede ser, a lo mejor, un breve resumencillo…

-EQ: Sí, absolutamente. Luego recuerda, hay dos mundos: el mundo real con sus problemas y luego están los miedos que solo viven en tu cabeza y solamente están ahí.

Entonces recuerda que tienes el mundo, la vida y tu cabeza. Con lo cual tú no luchas con la vida, luchas con tu cabeza, porque el 93% de las cosas que piensas no van a ocurrir nunca.

Esos miedos nunca, yo no los he conseguido superar nunca y de hecho tengo una palabra que se llama “ansiedo” con la que vivo, que es una mezcla de ansiedad y miedo. Y nunca he conseguido vencerla, siempre me acompaña, pero cada día ella me gana sus ratitos, yo le gano los míos y así estamos siempre conviviendo. Yo no he sido capaz de vencerlo, pero puedo vivir perfectamente con ello.

-M: Que buena palabra “ansiedo”, no la había escuchado y es ¡buenísima!

-EQ: Sí, esa me vino un día a la cabeza y de hecho hay un capítulo en el libro que se llama “El ansiedo”, solo para eso.

-M: “El ansiedo”, ahora me acabas de dejar al descubierto porque me he leído la mitad de tu libro, pero no he llegado al “ansiedo”

-EQ: Es la parte más chula, te la recomiendo..

-M: Así que, tengo que retomar el libro pero ya me has dejado al descubierto. Pero aquí nos mojamos y reconozco que no me lo he leído entero.

Entonces, vamos a preguntarle a Constanza, (porque Constanza tiene una trayectoria tremenda y solo hace falta oír a Eduard como la describe) Seguro que de vez en cuando tienes alguna barrera, algún miedo, algún algo ¿no?

-CG: La verdad es que sí y casi todos los días me aparece uno nuevo como dice Eduard. Pero, no se trata de ir cuantificando, ni sumando y demás.

Yo lo cambio por otra “M” y es: abandono el miedo y me voy a por la motivación. Es pensar todos los días ¿qué me motiva?, ¿qué es lo que realmente me hace avanzar y crecer un poquito más?.

Yo creo que eso me lo metí casi en vena desde pequeña y es ese ejercicio de busca la motivación que hay en tí, busca el por qué quieres hacer las cosas, busca el propósito de lo que quieres hacer.

No siempre tiene porque ir por la misma línea, que es la parte casi más interesante de toda esta historia, porque cuando empiezan los miedos por una línea ¿por qué no te vas a otra y buscas otra motivación que te lleve por otro camino? No se trata de evadirlos, se trata de gestionarlos.

A veces nos quedamos metidos en una única línea de pensamiento y tal y nos hacemos un círculo vicioso y no somos capaces de salir.

El miedo nos agota, nos invade, busca otra motivación, vete a otro sitio y trata por ahí de ir creciendo, que es lo más interesante de todo lo que ha comentado también Eduard, ir creciendo a base de ir metiendo, incorporando cosas nuevas y abriendo puertas, que es la parte más divertida de esta vida.

-M: ¿Nos pones un ejemplo de algo que te haya pasado esta semana y de cómo te has remotivado por otro lado?

-CG: Ay, si te digo María que todos los días me remotivo y casi todas las horas hago ejercicio de autoanálisis.

-M: Venga, un ejemplito.

-CG: Es verdad, hay muchos, hay muchos temas que te superan y son muy pequeños.

Por ejemplo: se me ha roto la caldera de casa y no es que haga frío, todavía me podría estar duchando con agua fría pero han venido ahí un par de días de gota fría y, como que no invita, y eso pues te genera ansiedad, porque ya por la mañana dices: “uy, mi ducha fría no va a ser lo mismo que mi ducha caliente, de ir a trabajar con el cuerpo caliente”.

Te genera una ansiedad muy cortita y un miedo de decir “¿y si me quedo con la caldera así toda la semana porque ahora tal…” Te montas una película.

Oye, fue tan sencillo como decir: lo pongo en mi lista de prioridades, lo abordo lo primero, no hago procrastinación porque voy a estar dándole vueltas a la cabeza todo el día con la maldita cadera y me la quito cuanto antes. Busca rápido el número de teléfono del tío que te va a arreglar la caldera, llámale y gestionalo y ya, me quedo en paz.

Entonces no me ayuda mucho dejar los miedos ahí como: bueno, no. Si lo puedo gestionar, me lo puedo quitar de encima, cuanto antes lo haga, mejor.

Y ahora tengo agua caliente María, ¡estoy contentísima!

-M: ¡Enhorabuena! siempre es una cuestión clave en el bienestar del día tener agua caliente.

-CG: A que sí.

-M: Cuentame, si tuvieras que decirle a alguien cómo remotivarse, imagínate que sea alguien súper importante para tí y que sabes que depende su bienestar de que puedas convencerle de esa técnica de remotivación ¿qué le dirías?

-CG: Tú lo has dicho, a veces ves a la gente que está vencida y la tienes que convencer haciendo juego de palabras de que puede tener un día distinto, que prácticamente depende de la actitud con la que lo esté gestionando.

A veces el bienestar parte por empezar con muchos impulsos, o impulsos positivos para que la persona también vea que su día puede ser distinto.

Es muy enriquecedor el dar reconocimientos pequeñitos, aunque sean pequeños gestos y tal, para que tu veas que no es tan negro como lo estabas pintando y que estás haciendo muchísimas cosas muy bien y que eso, volvemos a lo del tema, que tienes mucho talento.

Que es verdad, que puede ser que no lo tengas para todo, pero, alguno tienes.

Entonces, vete a por lo positivo que tienes y no te afiances en mejorar todo lo negativo que tienes, porque eso es otro de los temas que le pasa por lo general a la gente, tiene una lista larguísima de cosas que no hace bien.

Se le va mucha energía en ver si puede subirlas en la lista pa’ quitarlas y quitarlas de ahí y digo yo ¿y para qué tanto esfuerzo y tanta energía? Sobre todo cuando ya te vas sumando años y demás, enfócate en lo positivo, esfuérzate en lo que puedas hacer bien, date guiños a ti mismo, date empowerment.

Yo, invito a la gente a que vaya más a su lista (aunque sea pequeñita) de las cosas positivas que hace y abandone un poco la negativa, que no hace falta ser bueno en todo. Descubrir el talento en la lista de los positivos es mucho más eficiente.

-M: Acabas de mencionar la palabra “empoderamiento” justo, antes de entrar al programa cuando nos estábamos haciendo esa foto. Hablamos de como Eduard era una persona súper potente en hacer eso.

-CG: Súper, súper, potente.

-M: ¿Verdad?

-CG: Sí está en la lista, en el top.

-M: Está en el top de empoderar a las personas.

Y la verdad es que, una de las maneras en las que lo hace y te voy a desvelar un truco, es escuchando muy activamente ¿De acuerdo?

-CG: Estoy totalmente de acuerdo.

-M: Cada vez que hablas con Eduard te está escuchando muy atentamente…

-CG: Con cada poro de su piel.

-M: Y además te está haciendo saber a cada segundo que te está escuchando. Todo su cuerpo, incluso por teléfono, toda su voz y lo que dice, te hace ver como te está escuchando cada una de tus palabras. Y eso, hasta a la persona más negativa le hace sentir bien. Eduard, sé que esto lo haces inconscientemente pero, ¿puedes compartir alguna cosa que haces, que hayas aprendido en estos años y que te sirva para hacer sentir bien a las personas que tienes adelante?

-EQ: Para mí, tratar exactamente a todo el mundo igual. En el caso profesional yo intento tratar igual a un empleado, como a un cliente, como a un proveedor, exactamente igual.

No puedes tratar a alguien en función de lo que es, sino que yo intento aprender absolutamente de todas las personas y cuando tú decías “escucho, escucho” quizá por un afán de aprender todo lo que me estás contando, cómo mueves las manos, cómo miras, cómo hablas, cómo enfatizas.

De todas las personas aprendo y luego porque me encanta escuchar historias, me encanta saber qué te preocupa a ti, o cuál es tu vida, o qué haces tú, porque luego yo digo: ¡lo que me ha contado esta persona! y ha hecho tal y tal y tal. Es como una película, para mí las personas pueden llegar a ser como una serie de NETFLIX o más interesantes porque tienen tanta vida y hacen tantas cosas, que al final son capítulos que me van contando y no me quiero perder nunca un capítulo, por eso escucho tanto.

-M: Oye, es buenísimo eso que acabas de decir, salgo de aquí con un montón de cosas y una es esa, como si vivieras todo el rato dentro de NETFLIX.

Simplemente cuando hablas con cada persona vas cambiando como de serie, de canal, pero luego puedes volver a retomar los capítulos. Muy bueno, y es que, además justo acabo de tomar un café con una compañera de la asociación, una amiga y lo que hablábamos era precisamente de esto, de tratar a las personas igual.

Ella ahora mismo está en transición, buscando un nuevo proyecto en el que incorporarse, es una tía valiosísima, con una trayectoria brutal en empresas grandísimas a nivel internacional y sin embargo, ahora, fíjate, solo por haber dejado un proyecto ¡que lo dejó ella voluntariamente! se siente súper insegura.

Justo me preguntaba: cuando conoces a alguien que tiene un puesto muy alto en una organización ¿cómo te acercas?, ¿cómo me acerco yo ahora que se siente nadie?, ¿cómo se acerca a eso? Y yo le contaba que realmente las personas (la mayoría de las personas que merecen la pena) tienen esa postura que tienes tú Eduard, de tratar a los demás independientemente del título que tienen en ese momento. Independientemente de si ahora eres miembro del comité de no sé qué, de no sé cuanto, de una multinacional o ahora mismo estás en transición, que no me importa por qué, si te han echao o lo has dejao, con tal eres una persona igualmente valiosa.

¿Qué consejo le darías a esta compañera cuando se acerca a alguien?, ¿cómo minimizar esos miedos al rechazo? porque al final son miedos al rechazo ¿Tú crees, por ejemplo, que tú impones y que hay gente que no se atreve a decirte las cosas a tí?

-EQ: Quién sabe, hay que preguntarle a los demás. A mi me gustaría que no, para mí sería, yo le pondría siempre en el derecho de mi persona.

Yo hablo mucho del liderazgo emocional y el liderazgo emocional es el liderazgo del siglo XXI. Un buen líder del siglo XXI escucha a todo el mundo, es muy fácil que se acerque a cualquier persona y usa el humor de manera transversal.

El líder del siglo XX era: yo estoy aquí y tú me obedeces, porque yo mando, y porque yo digo, entonces emana un orden de mando al cual es muy complicado poder acceder y vencer esos miedos.

En un nuevo liderazgo, que es el que yo veo en el siglo XXI, la gente te va a seguir a tí, no por quien eres, sino por como eres y por tanto te van a venir y te van a contar: había pensado en darle vuelta a esto, en una tontería. Te van a contar ideas, proyectos para la empresa, pero te lo van a contar en un café, en un theater, nunca en un mail o en un buzón de sugerencias, yo no trabajo así.

Cuéntame, no tengo todo el día, pero cuéntame, cinco minutos “oye, he pensado tal ¿qué te parece?”. Yo le recomendaría a tu amiga que busque ese tipo de organizaciones porque hay cada vez más líderes que piensan de la misma manera que yo. Así estarás en una empresa donde te va a ser muy feliz trabajar.

-M: Por supuesto, y yo creo que mi amiga el primer paso que tiene que hacer es creerse ella misma que aporta valor y que puede aportar a los demás independientemente de si está activo o no ¿Qué piensas Constanza?

-CG: Que tienes toda la razón, porque es verdad que esto es como cuando te saludan y vas con mucha intensidad y te quedas con la duda de ¿me ha saludado porque soy quien soy o me ha saludado porque soy el dueño de la empresa? y te quedas con esa incertidumbre de a quién están saludando.

Yo creo que eso trabaja todos los días. Uno de los acercamientos y demás, es precisamente el acompañar, un saludo, el poner esa cercanía también de cariño, de no me olvido de que estás aquí y de que eres persona.

Yo le diría (en el caso que tu comentas), hay una falta de identificación quizás con su propia identidad, seguro que tiene una historia que contar y es muy interesante y un montón de gente que tiene muchas ganas de escucharla, es la primera que se lo tiene que creer y es la primera que tiene que trabajar en construirla para que resulte atractiva. Eso es quizás otro talento ¿no?

Volviendo a la historia es, cómo aprendes a hacer de tí una historia que sea interesante de contar. En cuanto la construyes, dudo que haya un porcentaje x de gente que no se quiera quedar enganchado a tu historia. Es lo que le diría, que la construya, (de momento habemos tres aquí que tenemos interés en escuchar su historia) 🙂

-EQ: Seguro

-M: Que bueno el poder de las historias ¿verdad?

-CG: Pero no nos han enseñado a contarlas, entonces, solemos ser bullets ¿no? llenos de fechas, de palabras vacías, cuando en realidad lo que nos interesa saber es, por qué elegiste eso, qué has aprendido con eso, porque es lo que te hace distinto y eso es muy enriquecedor.

 Yo por ejemplo, hace un añito, me aburrí tanto de actualizar mi curriculum, me resultaba tan rollo, que por más que te decían oye maquétalo de otra manera, oye pon esto así, empieza al revés, eh, pon la foto distinta… y digo: ya, pero sigo sin saber, dónde estoy yo en el currículum, está lleno de ¿dónde estoy yo?

Entonces lo cambié, y dije: voy a poner cada cosa que he hecho en mi vida, el por qué la he hecho y qué he aprendido y qué habilidad me he llevado y en que me ha ayudado en mi momento actual, porque la gente dirá: ¿por qué citó eso hace veinte años?, entonces es muy divertido porque te lo pasas divino y luego te sale la historia sola.

Es muy enriquecedor el por qué estudiaste, pues yo que estudié danza hasta los dieciocho años, ¿por qué yo estudié danza? y ¿qué me aporta ahora?

Te haces el análisis y dices: me ha estado ayudando muchísimo ahora en toda la parte que estoy estudiando de comunicación no verbal, por ejemplo. Ahí está, todos los estudios te han servido, seguro que si se pone a construir su historia se va a sorprender de los por qué los hizo y qué habilidades tiene ahora, le van a salir talentos, que te digo yo, que con este ejercicio salen talentos.

-M: Sí y además tiene muchísimos, ella es consciente, lo que pasa es que se retrae cuando se siente en una posición de inferioridad. Pero es que creo que le pasa a muchas personas.

En otro programa con Antonella Fayer, nos decía, que es psicóloga, coach, una experta en temas de talento, nos decía que, precisamente el talento es la capacidad de aprender, de aprendizaje. O sea, tiene un gran componente actitudinal hacia el aprendizaje y eso es súper potente porque implica que lo puedes mejorar y que lo puedes dirigir hacia donde tú quieres.

Incluso una de esas maneras es a través de contarte tu propia historia, decir por qué estoy yo aquí, a dónde quiero ir y cómo puedo ir y sobre todo encontrar a las personas adecuadas. Entonces, Eduard, yo creo que eres un crack en encontrar a las personas adecuadas ¿Cómo lo haces?

E: Me gusta mucho un mundo muy heterogéneo de gente de todo tipo, pero siempre intento rodearme de gente que vea la vida como yo y ¿cómo la veo la vida yo? Sol, luz, aire fresco, sonrisa, gente que estos atributos los tenga. Y luego pueden pensar de una manera, de otra… me da igual cada uno como piense, de qué equipo sea, pero sí me gusta gente que sume.

Intento siempre hacer cosas y la gente que te rodee que vea la vida igual de lo que ves tú, porque si tienes gente que no suma, bueno, pero si es gente que resta van a ser una mochila.

Yo prefiero juntarme con gente que lo ve todo de una manera mucho más abierta, mucho más luminosa, porque yo veo así la vida. Así que lo que hago es intentar buscar gente en todo el mundo que vea la vida así.

-M: Es que se te nota, porque yo conocí a Eduard en un evento de networking.

Antes nos contabas cómo conociste a Constanza también a través de otras personas y ¿cuánto de importante es en tu vida el tener esos momentos, encontrar esos lugares, esos momentos para conectar con otros?

-EQ: Tengo un problema de adicción. Es totalmente adictivo.

-CG: Esto lo hemos hablado muchas veces porque le digo: tú eres adicto ya Eduard, eres adicto.

-E: Soy totalmente adicto a conocer personas, es un tema que comienza a ser algo enfermizo, me encanta. Es lo que te he dicho de, si te gusta el cine, quieres ver una película, esto es igual porque cada persona es una historia, es un NETFLIX. Me encanta ver películas, por lo tanto conocer personas es conocer historias nuevas y eso me motiva porque es algo nuevo.

Si hay algo que no soporto María, es la rutina y conocer a alguien nuevo ya es un cambio de rutina, así que me encanta conocerlo y es algo en lo que quiero incidir mucho más en el próximo punto de mi vida.

-M: La verdad es que es un crack en eso. Y Constanza, tú dime ¿dónde encuentras esos momentos y esos lugares aunque no sea de una forma tan prolífica como Eduard?

-CG: A mi me pasa que el círculo de Eduard me está mirando así como diciendo: a ver qué le dices a María, porque esto lo hemos hablado muchísimas veces y hemos tenido mucho enfrentamiento porque siempre es ese punto en el cual él me dice: ¡deberías de ampliar para conocer a más gente y tal! Y digo, es verdad, pero se me va energía, o sea, tú lo entiendes.

Hay gente que te aporta mucha energía y también hay gente que te resta mucha energía. Yo ya en mi círculo y por mi trabajo me rodeo muchísimo de gente y veo mucha gente nueva todos los días, pero claro, no me da tiempo de intimar con todo el mundo como Eduard llega.

Entendedme bien “intimar” ¿eh? Pero le dedica tiempo, le dedica tiempo a cada una de las personas, es muy enriquecedor.

Yo creo que interactúo con gente que incluso no espero, es decir, el carnicero, el frutero, la chica que me vende el periódico, toda esa gente te puede aportar cada día un poquito, un poquito, un poquito, es muy interesante. Yo sé que no son tiempos de conversación o quizás de calidad, pero van sumando a ir identificando gente en tu entorno que te va ayudando.

Me da mucha pena ver gente que no suma ni esto Eduard, estarás de acuerdo en que tampoco hay que sumar todos los días citas con un montón de gente, pero hay gente que no suma ni pequeños guiños a gente cotidiana que te encuentras en el metro y demás. Es bueno interactuar con la gente.

-M: Claro, eso…

-CG: Estoy de acuerdo.

-M: Es cuestión de actitud ¿verdad?

-CG: Exacto, es esa actitud de decir “venga, voy a con el saludo, con tal esté incorporando gente a mi día y me está haciendo ver que estoy… que existo como persona”. Eso es interesante aunque no tenga conversaciones prolíficas y largas como Eduard que sí le dedica mucho tiempo al networking, es verdad.

-M: Constanza ¿cómo te has sentido con lo que ha dicho Eduard de tí?

-CG: Siempre descubro un adjetivo nuevo, superlativo a la hora de describir personas, tiene un lenguaje de adjetivos intenso, muy intenso y muy amplio y me encanta. Son momentos de estos en los cuales tengo la oportunidad a veces de debatir con él, a veces estoy de acuerdo, a veces no, siempre son muy enriquecedores y un espacio que no esté, pues hablando de talento es brutal, pero siempre me quedo pequeñita.

Yo sufro un poco el síndrome de esto, del impostor, él ya lo sabe (risas) que esto a veces nos pasa mucho a las chicas, y es el pensar que no estamos a la altura de muchas cosas y esto es un ejercicio diario de ver que no ¿por qué no? Tú lo puedes hacer, tú lo puedes hacer, tú lo puedes hacer. Ayuda, rodearte de gente así en positivo te ayuda a crecer, claro que sí.

-M: Muchas gracias Constanza por compartir ese sentimiento. Y Eduard, que de verdad mil gracias por venir y por compartir. Te dejo para que digas un resumencillo en unas palabras.

-EQ: Que me lo he pasado muy bien, compartimos también la visión de ver cosas diferentes y que yo lo que quiero ahora en mi vida es conocer gente nueva, hacer cosas distintas.

A los que se aburrais pues los invito si queréis divertiros meteros en el Youtube de “Capitán Pasión” que veréis vídeos de píldoras emocionales grabadas en sitios muy distintos, cosas que mucha gente podría decir, puede ser un friki o puede ser alguien que le da crear muy diferente, yo prefiero que me califiquen en algo así, a no una persona corriente, eso no me gusta.

-M: Me flipó tu vídeo, el mar, vestido totalmente grabando desde allí con la camisa blanca, o sea…

-EQ: No sé si se ha publicado uno en un toro mecánico, míralo, porque te gustará también.

-M: Ya el del mar ya me flipó, dije este tío, o sea ¿hasta dónde es capaz de llegar esta vez? Será una toma de una vez porque el frío… como para volver a meterse… Pero bueno.

Y nada, seguimos adelante, nos vemos en el próximo programa.

Hasta luego. 🙂

>