Con Talento #1 con Antonella Fayer: “Cada uno decide el talento que tiene”

Conocí a Antonella mientras ella escuchaba y yo hablaba.  Ella asentía inclinando la cabeza hacia un lado, en una señal de escucha activa.

Ya sabes que, cuando estás hablando en público, tiendes a fijarte en alguna de las personas que más te escucha. Y esa era Antonella. Así es Antonella.

Cuando tuve que hacer mi lista de invitados a este programa de radio, por supuesto ella estaba entre ellos. No había otra opción, pues en este programa hablamos de Talento. De Personas de Talento y de Organizaciones con Talento.

Este programa es un programa en el que hay que mojarse al hablar de lo que significa el talento para cada invitado. Y también para mí.

Según mi punto de vista, Antonella es un ejemplo de Inteligencia, Orientación a las Personas y Capacidad de Trabajo.

En este programa no sólo yo me mojo, sino también los invitados. Por ello, uno de los requisitos para asistir es que cada invitado invite a su vez a una persona que refleje lo que es el talento para él o para ella.

Antonella se trajo al estudio a Chusa Alba como ejemplo de persona talentosa. ¿Cuáles son sus principales aptitudes y competencias?

En este programa puedes escuchar cuáles son las aptitudes y competencias que Antonella valora en su idea de talento.

Te dejo a continuación el podcast  para que puedas escucharlo con calma, mientras vas en el coche o en el transporte público, mientras cocinas, mientras te duchas o antes de dormir. Seguro que encuentras el momento. 🙂

Si te apetece seguir leyendo, también tienes la transcripción.

TRANSCRIPCIÓN DEL PROGRAMA:

Hola ¿Qué tal? ¿cómo estás? Soy María Gutiérrez y te doy la bienvenida a este primer programa de “con Talento” en la radio: masQUEUNAradio.com


M.G.-Hoy es el primer programa y la verdad es que estoy super contenta de tener aquí a mi primera invitada. Una persona a la que aprecio un montón y sobre todo considero que tiene mucho talento. En este programa hablaremos de personas con talento y de organizaciones con talento.

Este programa también tiene un pequeño truquito que iremos viendo porque no estamos solas aquí, Antonella y yo. Pero todavía no voy a descubrir nada. Así que la primera parte, Antonella, bienvenida.

AF.- Hola ¿qué tal?

MG.- ¡Genial! La verdad es que es un placer tenerte aquí conmigo y que hablemos de talento, algo que, a las dos nos interesa un montón.

Antonella es psicóloga, es coach, es escritora, conferenciante. Tiene una trayectoria impresionante.

Éste es un programa para mojarse, para que cada persona diga lo que le parece este término, “talento, muchas veces muy escurridizo y que todo el mundo habla de ello pero que cuesta muchísimo concretar.

Antonella es una persona muy inteligente, muy orientada a las personas y con una capacidad de trabajo envidiable, esas son cualidades que yo valoro muchísimo en las personas y que creo que ella lo ejemplifica y por eso está aquí. 

Pero más importante que lo que yo piense hoy de talento es lo que piensa ella, porque nos va a hacer como una mezcla de su visión personal para luego desvelar esa sorpresa con su visión profesional como psicóloga y como persona que trabaja con las personas, así que Antonella, no me enrollo más. Por favor, adelante.

A.- ¡Muchas gracias! Bueno, la verdad es que después de todo lo que has dicho, poco más puedo sumar, puedo añadir.

Encantada de estar aquí, de hablar de talento, creo que es algo muy necesario y cada vez más creo que es necesario poder identificar ¿qué es exactamente el talento? En las organizaciones tanto que hablamos de esa búsqueda de talento incesante.

Me considero una persona muy inquieta, con mucha pasión por las personas y por eso siempre me he dedicado a los recursos humanos, aunque no me quiero etiquetar como RRHH. Pero sí cómo apasionada totalmente del comportamiento humano; de cómo somos las organizaciones, porque al final nos pasamos toda la vida en las organizaciones.

Estamos más de 10 horas diarias en nuestro ambiente de trabajo y es muchísimo más importante que que cualquier otra cosa. Le damos mucha real importancia,  así que me paso el día acompañando a las organizaciones, a las personas a mejorar, a evolucionar, a encontrarse bien al fin y al cabo ¿no? 

La verdad es que es un reto lo que propones de definir talento, creo que todas las organizaciones tienen una definición.  Muchas veces me llaman para hacer programas de talento o preguntan ¿cómo buscamos más talento? también ¿Qué problemas tenemos para encontrar talento? 

Cada vez menos, pero me siguen diciendo lo de retener talento. Esta es una palabra que  me horroriza y la verdad es que yo no tengo una definición académica y no solo no la tengo, es que… no la quiero tener. Porque además creo que es un concepto que puede ir evolucionando y que cada uno tiene el suyo.

Me parece importante que el talento lo decida uno mismo, porque hoy por hoy las organizaciones son las que deciden si tienes o no talento y tienen su lista de talento de la organización, el cuadrante de quien es el mejor talento, y generan expectativas como: que le voy a dar un curso maravilloso y se va a ir a trabajar a no sé dónde.

Esto lo deciden otros en base a sus creencias, a lo que les guste o porque se tiene esta formación y este currículo que es maravilloso, estupendo y esta persona es super talentosa.

Primeramente para mi es talento que uno se lo crea y sepa que potenciales tiene ¿Qué cosas pone en valor? ¿Qué cosas le gustan de uno mismo? No esperar a que otros te etiqueten y decidan si tienes o no ese talento. 

Eso por un lado y por otro lado para mí es una actitud, por eso una definición académica, me cuesta encontrarla, para mí son las personas que tienen talento.

Son personas inquietas y son personas que profundizan en, en los temas, que no se quedan en la superficialidad, investigan, estudian y analizan.

Tienen mucho interés por las cosas, pero no es solo por su sector o por las cosas que le interesan sino por cualquier cosa. Muestran mucho interés y les sorprende cualquier cosa que les cuentan.

Y a lo mejor no tiene nada que ver con su mundo con su sector o con su trabajo, pero van a una charla sobre otra, sobre otro tipo de ideas, con otro tipo de personas, se mezclan mucho o son muy diversos.

M.G.-Bueno veo que tienes una visión muy renacentista del talento (risas) podría ser eso ¿si?  un poco amplia.

A.F.-Sí, es lo que creo que hace crecer a las personas y el talento. Para mí, hace crecer no solo a uno mismo sino a quien tienes alrededor. Si tú tienes talento entendido como actitud y haces todo esto contagias a tu entorno, también les ayudas a crecer en el sentido de conocer, de aprender.

M.G..- Entonces si hablas de actitudes ¿como queda este viejo debate? ¿ el talento se nace o se hace?

A.F.- A ver…para mí, te diría que: a lo mejor el color de los ojos o del pelo si no te lo tiñes o pocas cosas hay que no haya ninguna variable después o sea que sean realmente innatas.  Creo que de verdad todo se aprende y, si quieres cambiar, puedes cambiar todo lo que te apetezca, lo que plantees.

Ya conocemos sobre la plasticidad del cerebro, conocemos la programación neurolingüística y ya sabemos todo lo que puede cambiar nuestro cerebro en función de lo que nosotros pensemos. Hay mil estudios nuevos que reafirman científicamente que esto es viable, entonces para mi el talento como es una actitud de aprendizaje y de apertura y de crecimiento universal.

No individual sino yo y todo el mundo. Es algo que quiero aprender y que si quiero hacer lo puedo hacer. Otra cosa sería conocer ¿qué capacidades tengo para determinadas cosas que se me dan mejor o peor? ¿dónde puedo evolucionar más en algo concreto?  

Técnicamente, pero como actitud, creo que cada uno llegará a los niveles que considere. Y añadido a eso, las personas deben escuchar sin juicio. Que realmente miren al mundo y a las personas desde el interés por lo que van a contar o por lo que son, sin estar juzgando en ningún momento y pensando en en esas capacidades, en esas cualidades que viven en el talento. Desde mi trayectoria, pensando en personas que cumplen estos cualidades, pues pensé en una que…

M.G.-que es nuestra sorpresa de hoy ¿verdad?

Sí, voy a hacer un poco ahora la intro, no de la sorpresa en sí misma que de eso se encargará Antonella, si no de por qué esta sorpresa.

Como decía hace un ratito, aquí lo que cuenta es la visión y el talento y como simplemente  se refleja ese talento en los demás, como lo veis, esa actitud de apertura hacia las fortalezas de los demás. 

Es una condición que tenían las invitadas que tenía Antonella para venir aquí, ahora nos vas a contar ¿qué sorpresa es esa Antonella?

A.F- Pues hemos traído a otra invitada (risas) sobre todo que es lo más importante para ejemplificar lo que estamos diciendo:  ¿qué es? y si para ti eso es talento pues ¿que persona? y ¿por qué crees que tiene talento? en en ese sentido y…pensando en todas las personas que conozco y que hay muchas que me encantaría que estuvieran aquí, pero una que para mí refleja todo lo dicho es: Chusa Alba

CH- Encantada

AF.-(risas) que está aquí  

M.G.-Muchas gracias por venir

CH -A vosotros -Es un honor eh (más risas)

AF.- Ahora ella os va a contar más, pero cuando yo la conocí una de las cosas que más me llamaron la atención fue su inquietud y sus ganas y hambre de aprendizaje, da igual de que le hablaras de cualquier tema que decía: he leído un libro, o ayer estuve en una conferencia.

Pensé, “es increíble que sepas de todo” y me sorprendió muchísimo todo lo que sabía y lo generosa que fue en el momento que nos conocimos en contar todo lo que sabía, en apoyar en todo momento, en sumar todo el rato… sumar,  en ningún momento restó, tanto personal como profesional aunque muchas veces no estamos en nuestra mejor versión, ella siempre sumando. 

Es un encanto y además posee la capacidad de escuchar, escuchaba a todo el mundo y sumar sobre lo que se estaba diciendo. También trataba de entender que estaba sucediendo y se especializó en  abrir puertas, abrir posibilidades incluso en situaciones muy difíciles que que a mi me daban ganas de huir.

En temas aburridos ella decía: “otra puerta más, vamos a ver por aquí y que os parece si hacemos esto” y siempre era como !es verdad eso no lo hemos intentado! 

Eso se me quedó grabado y eso es talento: el poder seguir creciendo ella y hacer que todos los demás crezcan a través de esas ganas, su inquietud y escucha. Y por eso la he traído para que nos cuente sobre ella.

M.G.-Pues Chusa pues entonces cuéntanos un poco más sobre ti.

CH.- !Madre mía! a ver que digo yo.  Bueno yo soy una una especie un poco rara porque cuando me preguntan que soy es muy complicado definirme.  Yo soy trabajadora social ¿fijaros, no? Y cuando lo veo ahora, en realidad, no estoy tan desviada. Porque un trabajo social tiene que entender bien las necesidades de la gente y trabajar sobre ellas. Yo ahora mismo investigo sobre las necesidades de la gente, entendiendo muy bien la gente en el contexto donde están y el entorno en el que vivimos para diseñar nuevos productos y servicios, En este caso para una entidad bancaria. 

Pero lo de menos es el fin último. Mi fin es siempre es estar más  fuera de la organización que dentro. Y captar muy bien a la gente para para poder darles ese producto y servicio que creemos que necesitan, unir un poco las ideas.

La gente estamos siempre cambiando en cuanto a nuestro contexto, a como somos, de lo que nos sucede, como evolucionamos. Tampoco puedo yo estar quieta si quiero entender cada vez mejor a la gente, eso por una parte.

Entonces pues en mi camino del trabajo social pues he ido uniendo un montón de conocimientos que al final lo de menos es que ya es qué formación tengo o mi trabajo en sí. Lo más es conseguir cumplir mi fin último, que es: entender mejor a la gente y entender mejor cómo la gente vive, que espera del futuro y que sueños y que motivaciones puede tener.

Entonces bueno, inclusive yo creo un poco con vosotras que el driver siempre está más en tí mismo que en el contexto de fuera. Tenemos que tener algo que ahora mismo se lleva poco, que es mucha fuerza de voluntad propia y mucho interés que tiene que salir siempre de ti mismo, para decir ¡oye no sé esto! ¿cómo puedo averiguarlo? O no sé.

¿Cómo puedo hacer que la gente tenga ideas nuevas?  Voy a investigar cómo puedo conseguir ideas nuevas y en el fondo ¡lo haces por ti!  Si no lo haces porque ves que otros necesitan esas respuestas, la solución entonces al final, es un poco hacer de intermediario y siempre buscar cosas que a la gente le puedan funcionar yo creo que lo compartimos todos el hacerlo por otros más que por ti mismo.

M.G.- Chusa, según te escucho… lo que lo que oigo o lo que me llega al alma por decirlo de alguna manera es que tienes tu propósito clarísimo, estás perfectamente alineada con el propósito también de la organización, lo entiendes y entonces lideras a las demás personas hacia que todos cumplaís eso. Facilitas, ayudas, que al final siempre entiendo el  liderazgo desde una posición de ayuda hacia los demás ¿es así?

CH.- Es así, si yo creo que cuando esperamos que nos den hechos los planes de carrera o las formaciones o las cosas y que te digan para que haces algo, eso está fenomenal pero la búsqueda es interna. Y es muy duro porque a veces tienes muchas preguntas que no te sabes responder y pasas por muchos periodos de duda, el de: “sí de voy encaminada o voy desencaminada”  ¿me tengo que volver a alinear? No es fácil, pero al final está claro que que no te lo pueden dar hecho, tienes que estar tú constantemente entendiendo cuál es tu camino y cual es tu propósito y si te sales un poquito volver a ponerte en el camino ¿no?

M.G.- Pues, eso también se vincula mucho con lo que Antonella decía hace unos instantes de que nadie puede definir por ti lo que es el talento, tú tienes que tener claro ¿Cuáles son los tuyos? ¿verdad? Y además de tener esa inquietud por saber los de los demás. Por eso Antonella ve también los tuyos.

Entonces ¿Estás de acuerdo con esa cuestión?  ¿Cómo la elevaríamos? ¿Cómo ayudaríamos a las personas a que se sientan más seguras al reconocer sus propias fortalezas?

CH.-A mi siempre me ha ayudado (por lo que veo en mi dia a dia en el trabajo) conocerme, hacer un esfuerzo por conocerme de verdad. Pararnos y pensar ¿Quién soy? ¿Quién soy de verdad? (risas) ¿Qué quiero? ¿Cuál es mi propósito vital? ¿Dónde me gustaría estar? ¿Qué quiero aportar? Y entender que que mi persona tiene un impacto social, profesional, personal todo tipo de impacto, entonces ¿Qué impacto quiero tener?

M.G.-¿Y por donde se empieza a descubrir eso Antonella?

A.F.- Difícil, (risas) para mi a ver…queriendo. Creo que es lo más difícil es que te apetezca, no a todo el mundo, en todo momento nos apetece. Preguntarme qué soy y qué quiero. A veces preferimos un “déjame que estoy muy bien asi no me hagas mirar donde no me apetece”.

Entonces el primer paso es encontrar el momento oportuno o el entorno oportuno para querer investigar sobre uno mismo o ponerse a pensar sobre uno mismo. En eso todos tenemos también la responsabilidad de crear espacios y tiempos para que eso ocurra.

Yo por lo menos con todas las pros que me rodean y todo enfocado en mi trabajo quiero pensar que dejo espacios y tiempos para que las personas puedan decir si me apetece parar, reflexionar, mirarme y hacerme la pregunta de: ¿Quién soy?, ¿Qué quiero, ¿Cuál es mi propósito?, ¿Qué impacto quiero tener?

Y a partir de ahí con lo que cada uno encuentre decidir qué hacer. Es como si fueses al gimnasio porque quieres quitarte un dolor de cuello y te dicen: Pues mira, lo mejor son estos ejercicios… 

Entonces si yo ya sé que soy esto y que el impacto que quiero tener es tal ¿Dónde estoy? ¿Qué me falta para poder conseguir eso? Y tener mi plan y para cada persona es diferente porque a unos les servirá: “bueno pues me pongo a estudiar sobre ello”; otros “me pongo a pensar”; otros, “me pongo a experimentar”; otros, “necesito ayuda no tengo ni idea de qué hacer”. Y cada uno aprendemos y crecemos de forma totalmente diferente y eso cada uno lo tiene que decidir.

CH.- Sí yo creo que comparto 100% lo que decís y creo que, aunque uno esté viviendo el presente, siempre hay que tener un punto de inconformismo y decir perfectamente “estoy bien, pero voy a mirar y si tuviera que dar un siguiente paso hacia más allá ¿ Cuál sería?” Y no me refiero a llevar más gente a cargo porque también el talento se relaciona mucho con ser directivo, con el éxito. 

El talento no tiene que estar relacionado cien por ciento con “oye tengo un puesto donde llevo a doscientas personas”.

A mí me gusta mucho siempre mirar a otros y al mirar a otros y que está pasando. Siempre digo que la gente tiene que tener una foto de qué tipos de trabajos puede hacer, ofertas o trabajos, profesiones y las que están un poquito que parece que están despertando, no porque quiera hacer esas sino porque te dan un punto de inspiración. Hay gente que tiene que ver los tangibles, ofertas, empresas o cosas que van a vivir en los próximos años y así tienen punto de inspiración o de motor hacia adelante.

Creo que también a veces hagamos de nosotros un ejercicio de ir  conociéndose uno y luego decir: ¿Qué hacen otros que podrían hacerme como un espejo o una referencia a la que podría yo orientarme? 

Me gusta mucho el tener siempre una pequeña referencia, no un modelo, pero sí una referencia para ya dar los pasitos que siempre te den sentido pero que te ayuden a decir yo quiero llegar a lo mejor hacia aquí

M.G.- Lo necesitas el primer paso a una inspiración.

CH- A mí sí me gusta pensar que al final tienes que tener una fuerza en la que tú te tienes que impulsar hacia adelante. Es como un efecto “push”, pero lo que tú tienes que ver allí tiene que hacerte un efecto “pull”, haciendo como un imán que te tiene que empujar a ti para poder llegar allí y entonces esa foto tuya más la que te viene de frente te van tirando un poco para tener la fuerza.

M.G.- Y las personas que ahora mismo pueden estar retraídas porque en algún momento se han visto que no encajan en sus talentos que piden las organizaciones, o que su etiqueta es negativa porque otros se encargaron de poner esa etiqueta de forma negativa y han acabado en el desempleo, han acabado en puestos que aborrecen, y de que están desmotivados. ¿Cuál sería el primer paso qué les diríais que podrían hacer?

A.F.- A ver, escuchándote estaba pensando en: ¿Qué están buscando hacer las organizaciones? es decir ¿Qué entienden por talento? A lo mejor podría ayudarnos el salir un poco del conocimiento técnico o de la titulitis  y pasarnos más a lo mejor en actitudes, en habilidades personales y en capacidad de aprendizaje, el “learning ability” famoso que tanto se escucha últimamente, la capacidad de aprendizaje que tenemos. Porque creo que muchas veces las organizaciones que me encuentro me hablan de: “necesitamos talento, estos perfiles, necesitamos gente”  pero me hablan de conocimientos o de nuevos conocimientos digitales tecnológicos sobre todo para nuevos puestos y demás, que a lo mejor no miran tanto a la persona y eso les dificulta esa selección o ese talento a lo mejor, no sé.

M.G:- Mira, con lo que acabas de decir me ha venido a la cabeza, un debate: “ la eterna batalla, la eterna falta de comunicación entre las áreas técnicas y las áreas de personas”

A.F.-Vale

MG..-Hay unos que dicen: “ yo quiero que esta sepa de big data y que esta sepa de tal en preparación o que sepa de marketing”  luego por otra parte “ésta no, que sepa manejar equipos y que tal…”. Vale, yo sabéis que soy ingeniera y psicóloga y tengo entonces la mitad del cerebro de cada una (risas)

CH.-La perfecta (risas)

M.G.-No sé si perfecta, pero hay una mezcla, eso está claro. Sí creo que es verdad que cuando tú incorporas a la organización a alguien tiene que saber hacer lo que va a demandar el puesto, porque sino se va a ver sobrepasada, no todo se puede aprender en dos minutos.

Hay profesiones que llevan años y años para poder llegar a un nivel de competencia que es la necesaria. O sea, a mí realmente no me pongas a ser médico o no me pongas a saltar vallas. No me pongas a no sé… a cantar ópera porque no voy a saber, porque eso necesita una trayectoria.

Pero por otra parte si que está claro que se necesitan unas softs skills para las que no hemos sido entrenados previamente. Los que tenemos ahora una cierta edad, sí es verdad que nos hemos entrenado durante toda nuestra trayectoria: el cole, el instituto !todo! incluso la carrera, entrenando pero para justo no tener esas competencias. 

“Dedicate a lo tuyo, estate ahí, se el mejor centrate en tu carrera” y luego llegas al mundo real y resulta que las reglas del juego eran otras.¿No? Entonces vamos a decir que como Aristóteles “que en el término medio está la virtud en este caso” y que hay que tener ese punto medio de competencia técnica y de soft skills ¿no?

Entonces, ¿qué están haciendo esas organizaciones para llevar ese punto medio? porque yo lo que veo es media organización que habla de hard skills y luego están el corpúsculo de Recursos Humanos (RRHH) hablando solo en el desierto (risas) diciendo “no aquí la gente tiene que llevarse bien hay que trabajar en equipo”.  Entonces ¿dónde se encuentra el lenguaje en común? ¿dónde está el punto en común que va a hacer realmente avanzar a la organización? Porque ya sabéis que cuando la gente no se entiende no se avanza.

A.F..- Totalmente de acuerdo, yo creo desde mi experiencia en el tema, también estuve en temas de selección, creo que hay dos cosas que pueden ayudar, una es el alineamiento entre recursos humanos y la organización y creo que RRHH todavía le queda pasos para acercarse más al negocio, para entender bien al negocio, todos los departamentos técnicamente hablando, que entienda su día a día que trabajen muy muy juntos, en algunas organizaciones ya hay unos partners de RRHH enfocados a una sola área, también para tecnología, donde están muy cerquita y puede hacer un seguimiento más cercano y trabajar más en equipo para entender bien que se necesita, qué tipo de persona estamos buscando y no que puesto queremos cubrir. porque es muy diferente el puesto que el rol que tiene la persona. Como ¿qué estamos buscando? ¿qué queremos? ¿no? Y luego que haya una coherencia entre de verdad que quiero y que estoy pidiendo y que contrato.

En las descripciones del puesto muchas veces hay mucha incoherencia con lo que realmente luego va a hacer esa persona en ese puesto o con lo que ese equipo necesita en ese momento y pasa un poco lo que tu estabas diciendo anteriormente. 

En ambos sentidos hay veces que entra alguien muy junior para un trabajo muy senior y entonces se pasa mal porque más nadie tiene ni tiempo ni ganas, ni se le había planteado el que tiene que enseñar a esa persona. O a veces que pasa lo contrario: alguien muy senior en un puesto muy junior que a los dos días se aburre de que “ perdona yo esto… no, no lo voy a hacer “ Creo que incluso la segunda situación les pasa más a menudo porque  en las entrevistas gusta tanto la persona que es más senior porque sabe mucho, encanta y demás. Yo, muchas veces en el proceso de selección después de las reuniones discutiendo, suelo decir “sí, es maravilloso, estupendo, pero no es lo que necesita ese puesto. Esa persona dentro de dos meses en cuanto se de cuenta de que no es lo que está buscando se frustrará.”

CH.- Sí,estaba pensando en una palabra muy técnica que tenemos nosotros en innovación, que es muy conocida: MVP (que es como el mínimo producto viable). Suena muy feo aplicada a personas, pero yo pensaba que quizá las personas, cuando ellas seleccionan tendrían que buscar por esos otros skills sí o sí  y luego por la parte más especialista quizá algo más generalista que puedan tener más mano para luego ellos especializar pero una vez que están dentro de la empresa, sabes eso sería lo ideal.

A.F.- Claro pero las empresas no forman ¿vale? y luego date cuenta que, normalmente los perfiles generalistas no son muy bien vistos 

CH.- Totalmente. Pero un generalista motivado probablemente con la empresa, quizás al final entienda muy bien el porqué de su especialización dentro de la empresa, es decir que al final es un plan de carrera, no hablo de pasar de un médico a un abogado, no, pero eso sí con una base común toda la gente joven que tú puedas contratar no sabe todavía (qué bien le puede ir, que le puede gustar, lo que puede ser bueno) y que puede ir encontrando dentro de la empresa  puede ir modelandose mucho más dentro de la empresa.

Entonces uno no es especialista quizás hasta que no avanza mucho de su vida y empieza a ser mucho más generalista al principio y hasta no sabe para que se da bien. La empresa ve bien su potencial, se forma, se especializa, puede pasar un cierto tiempo y eso si lo consigues dentro de la empresa es maravilloso. Y esto nos ha pasado un poco en el pasado.

M.G– Y cómo encaja eso Chusa con el hecho de que cada vez vamos a estar menos tiempo dentro de la misma empresa, que lo que se requiere a diferencia entre puestos iguales en diferentes empresas es brutal y que el propio sistema educativo en el que vivimos, cuando tienes 14 años ya te está preguntando ¿Qué te gusta? y a los 18 ya llegas a la… molécula ¿sabes? ya llegas a profundizar en tu tema ¿Cómo encaja? 

Ya para concluir o sea como conclusiones ya vamos a hacer la ronda.

CH.- Encaja mal. En un libro que leí acerca del tema generalista y especialista decía que, salvo casos excepcionales de deporte, es un error presionar tanto a gente joven (muy de acuerdo) en que elijan una carrera desde un principio. Sí que sean curiosos, inquietos e inconformistas.

Cómo encajan es conseguir que la gente joven mantenga siempre puertas abiertas, es decir que no se cierren nunca, en ningún momento. Que tomen decisiones, que forcen ser lo más honestas posibles. Que cuando vayan a las empresas no se cierren, no se clasifiquen, no se encasillen. Que tengan esa puerta abierta donde puedan jugar con “yo soy 70 % esto pero tengo un 30 % que puedo modular” y si uno es consciente de que es como un activo propio ese 30 % lo voy a modular según se pueda jugar con ello. Si tienen que intentar especializarse, que mantengan un poco el filo y dejen siempre un carril libre. 

M.G.- !Muy bueno!, Bueno Antonella ¿cual sería tu conclusión? Una píldora para que se lleven las personas que nos están escuchando. 

A.F.- Le invitaría a todo el mundo a pensar si se considera que tiene o no talento. Si alguno a eso contesta que no lo tiene, ya debería estar cambiando de opinión, porque seguro que sí lo tiene. También que piense ¿qué está aportando? porque lo más importante creo, de trabajar el talento y de que el talento salga es para que tengamos impacto en nuestro entorno y que aportemos. Que consigamos más egos colectivos y no egos individuales y eso nos vendrá muy bien a todos y podremos decir que el país, el mundo, el universo o lo que sea tiene talento y no solo una persona.

M.G- Bueno pues, muchísimas gracias de verdad Antonella, muchísimas gracias Chusa. Ha sido un placer compartir con vosotras esta mesa hoy, estos micrófonos, y hablar sobre este tema que, la verdad ¡me apasiona!

Seguiremos hablando en muchos foros, la verdad es que tenéis muchísimo que aportar, que tenéis mucho talento las dos. 

Ahora una ultima cuestion para que me digas en tus palabras Chusa ¿Qué sientes que Antonella te haya invitado? ¿Qué sentimiento te da? 

C.- Agradecimiento eterno, de verdad. Ha sido como un regalo, doble ademas así que !Muchísimas Gracias!

M.- Muchas gracias a la que hace el regalo también 

A.-También a ti

M.- Bueno pues nada un abrazo y pasadlo muy bien.Hasta luego.

                                              FIN DEL PROGRAMA

 

>