¿Cómo conseguir experiencia más rápidamente y encontrar un empleo?

“Si quieres un buen trabajo, estudia mucho y sé el mejor”. Hemos oído en innumerables ocasiones que, para conseguir un buen trabajo, hemos de conseguir una carrera universitaria. Con la actual tasa de paro juvenil en la última década, muchos han sido los que han optado por alargar sus estudios e incluir posgrados en su currículum. No es raro, por tanto, que una persona pase más de 20 años en el sistema educativo antes de incorporarse al mercado laboral.

Según el Informe “Jóvenes y Mercado de Trabajo” elaborado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, menos del 30% de los estudiantes compaginan sus estudios con algún tipo de trabajo. La realidad es que nos encontramos con numerosos jóvenes entre 25 y 30 años que nunca han trabajado y que en su CV tan sólo pueden mostrar méritos académicos. ¿Cómo conseguir experiencia más rápidamente y encontrar un empleo?

¿Realmente están dispuestas las empresas a incorporar profesionales muy cualificados y sin experiencia? Salvo en cierto tipo de grandes empresas, como las Big Four, que incorporan a profesionales muy junior para definirles una carrera profesional dentro de la casa; lo más habitual es que las empresas prefieran profesionales con cierta experiencia que sean capaces de ser productivos al poco tiempo de su entrada en la organización.

En este momento de profundos y rápidos cambios tecnológicos, la capacidad de aprendizaje y el traslado a la realidad de los conocimientos adquiridos se postula como una de las grandes ventajas entre los candidatos sobresalientes. La capacidad de autodirigirse y, a la vez, tener resultados sobresalientes diferencia a los candidatos que están en el 10 percentil superior y que cuentan con mayores probabilidades de hacerse con el puesto de trabajo y con salarios atractivos.

¿Cómo puede una persona acelerar el proceso de puesta en práctica de sus conocimientos para adquirir experiencia y tener así más probabilidad de encontrar un empleo?

La respuesta está relacionada con la proactividad y no esperar a que otras personas sean las que tengan que proporcionar la oportunidad de demostrar la valía. En profesiones relacionadas con tecnología, análisis de datos o marketing digital, entre otras, es relativamente sencillo poner en marcha iniciativas propias que sirvan para practicar lo aprendido, para mejorar, y para obtener experiencia.

Hay algunos ejemplos muy sencillos de visualizar, como el de una persona que haya estudiado diseño web, programación o marketing digital. En ese caso le sería sencillo publicar una web sobre algún tema de su interés y conseguir hitos relacionados con su campo de especialización, ya sea frontend, backend o posicionamiento web, por ejemplo. Como será habitual que esa persona no controle todas las áreas, el buscar otros profesionales que complementen sus carencias y que le ayuden a hacer realidad su proyecto será también una demostración práctica de su capacidad para trabajar en equipo, comunicarse, autoorganizarse, tomar decisiones, conseguir recursos y estar orientado a objetivos.

La demostración conjunta de capacidad técnica y la presencia de estas competencias soft mencionadas, son la diferencia entre encontrar un trabajo de forma ágil o esperar indefinidamente a que un reclutador sea capaz de detectar nuestro talento a través de un currículum.

Los profesionales del futuro son aquellos que demuestran que aprenden, saben y son capaces de ejecutar. La proactividad y la orientación a resultados son características comunes a todas las personas que son valiosas en una empresa. 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.